TOYOTA
Visualizaciones 1194


Por Mónica Morales – Coordinadora de Purdy Oportunidades


Cuando uno entra a trabajar a Purdy Motor, algo cambia dentro. Podrá sonar drástico o hasta un poco fanático, pero la realidad es que dentro de Purdy se vive un ambiente que no se encuentra en cualquier lugar de trabajo.


Don Javier Quirós dice que él no tiene sangre en las venas, sino Toyotas pequeñitos. Esa misma pasión y orgullo se nos contagia a todos los que trabajamos acá. Por eso es que somos la empresa líder del país; los reconocimientos que hemos cosechado serían inalcanzables sin la pasión con que vive la Gente Purdy. 



Vestir el uniforme de Purdy tiene sus consecuencias; algunas graciosas como que la gente cree que todos somos vendedores y nos preguntan por el precio del último modelo; pero otras no son tan positivas. Un compañero me lo explicó diciendo “lo ven a uno con este uniforme y creen que uno no tiene problemas o necesidades.”


Si bien es cierto que disfrutamos de un entorno de trabajo sano, estable y próspero; la realidad es que tenemos familias dentro de nuestra organización que lidian con rezago educativo, problemas de endeudamiento, trabajo informal de sus familiares, entre otros.


La misma pasión que nos lleva a defender la marca contra lo que sea y a vivir una Purdy Vida, como algunos le llaman, es la que nos mueve a trabajar para ayudar a aquellas personas dentro de nuestra organización que están pasando por un mal momento y que necesitan de nuestra ayuda. 



Mi trabajo, aunque a veces no puedo creer que me paguen por esto, es atender a esas personas y familias para darles las herramientas, asesoría y apoyo emocional que necesitan a través de un programa que hemos llamado Purdy Oportunidades.


Ya sea que tengan pendiente algunas materias de su bachillerato de secundaria o estén luchando por poner en orden sus deudas. Todos quieren un mejor futuro y en Purdy trabajamos para que ellos puedan alcanzarlo.


Pedro entró como practicante, en Purdy se graduó de bachillerato y ha sido ascendido de puesto varias veces. Adriana recibió ayuda para salir de las deudas que la agobiaban a ella y a su esposo, hoy no sólo tienen estabilidad financiera, sino que han podido comenzar a ahorrar. Ellos son sólo dos de muchos ejemplos de Gente Purdy que ha aprovechado las herramientas que les ofrecimos y cambiaron su vida para bien. Es por gente como ellos, que Grupo Purdy Motor es una gran empresa.

 

 



Compartir:
Toyota